Conclusiones del proyecto LIFE-EXTRUCLEAN: éxito en la descontaminación de envases peligrosos contaminados para fabricar nuevos envases de menor impacto ambiental

Nuevos modelos de negocio enfocados en el usuario y la mejora de la sostenibilidad a través de la desmaterialización, aumentando el valor añadido de los servicios asociados a los productos.

 

El proyecto EXTRUCLEAN  ha desarrollado un nuevo proceso de descontaminación y reciclado de envases de polietileno de alta densidad que han contenido sustancias peligrosas, convirtiéndose en su fin de vida en residuos peligrosos que son tratados en el gestor autorizado ACTECO. El proceso ha mejorado la etapa de lavado y ha introducido la inyección de CO2 supercrítico como factor adicional de descontaminación, en el proceso de extrusión mediante el cual se obtienen pellets.

Las modificaciones realizadas en el proceso de lavado han reducido en un 56% el consumo de agua y por tanto el volumen equivalente tratado posteriormente en la depuradora de ACTECO antes de volver a utilizarla en el proceso. Se han reducido las sustancias químicas en un 23,4%, considerando las utilizadas en la depuradora  y los tensoactivos de uno de los baños eliminados. Finalmente se ha reducido el consumo energético en un 56%.

Tras el proceso de descontaminación EXTRUCLEAN de los residuos peligrosos de envases industriales en ACTECO, se han fabricado en ENPLAST envases de dos capacidades 20L y 10 L con diversas proporciones de material reciclado: 100 %, 80%, 75%, 70% completando el porcentaje restante con material virgen. En el caso de los envases de 20L reciclados, se incrementó ligeramente su gramaje respecto al modelo original, de 1000 a 1100 gramos.

A continuación en AIDIMME se procedió a realizar el proceso de validación de los envases de polietileno de alta densidad (HDPE) reciclado escogidos. Se han completado los ensayos preceptivos para la obtención de la certificación de tipo de acuerdo con la reglamentación de mercancías peligrosas: compatibilidad química, caída, apilamiento, estanqueidad, presión interna, para varios niveles de ensayo.

Los resultados concluyen que los envases de 10 l con porcentaje de plástico reciclado del 75 % son válidos para contener mercancías peligrosas del grupo de embalaje II (es decir peligrosidad media), mientras que los envases de 20 l para el mismo porcentaje sólo son capaces de contener mercancías peligrosas del grupo de embalaje III (menos peligrosas).

 

Figura. Ensayo de validación de uno de los envases y muestra de un envase 100% reciclado.

 

Respecto a los envases con un 100 % de material reciclado en general (sin considerar el diseño) sólo podrían utilizarse para transportar mercancías no peligrosas, que incluyen aquellas que sólo son peligrosas para el uso o manipulación pero no para el transporte, como las lejías de uso doméstico. Si se desea utilizar estas sustancias y mezclas peligrosas sólo para la manipulación, además se debería comprobar que cumplan cualquier reglamentación específica aplicable.

Adicionalmente, en el proyecto se ha realizado un análisis de ciclo de vida para comprobar la reducción de impacto ambiental lograda tanto en el proceso de reciclado como para los nuevos envases.

En el proceso de lavado la reducción lograda alcanza hasta un 50% en algunas categorías de impacto y en global un 44% según la metodología del ecoindicador 99. Pese a que el uso de un 8% de CO2 como materia prima adicional en el proceso de extrusión aumenta aproximadamente el impacto ambiental de este proceso, la valoración ambiental conjunta de ambas etapas es positiva (aumenta en unas categorías y disminuye en otras) y podría decirse que en general aumenta un 8% el impacto ambiental del material reciclado respecto al proceso tradicional. Sin embargo debe considerarse que el resultado del proceso tradicional es prácticamente inútil para su empleo industrial, y en cambio el resultado del proceso Extruclean permite sustituir en su mayoría el material virgen de una de las aplicaciones más exigentes: los envases para mercancías peligrosas.

El polietileno virgen es el principal aspecto ambiental en la producción de nuevos envases. Dado que la materia prima Extruclean supone únicamente un 3% del impacto respecto al material virgen, la reducción de impacto ambiental que se puede lograr en los envases en función de los escenarios planteados varía entre un 56% hasta un 86% en el caso de los envases con 100% reciclado.

 

Figura. Reducción del impacto ambiental al sustituir polietileno virgen por polietileno reciclado EXTRUCLEAN en la fabricación de envases de 20L y 10 L para 1 m3 de mercancías peligrosas u otras sustancias.

 

Tabla. Reducción del impacto ambiental al sustituir polietileno virgen por polietileno reciclado EXTRUCLEAN en la fabricación de envases de 20L y 10 L para 1 m3 de mercancías peligrosas.

 

 

Si desea más información contacte con AIDIMME.

 

Iván Duro Garcés

GESTIÓN Y PROMOCIÓN INNOVACIÓN