Investigan biocidas naturales contra la aparición de moho en superficies comunes de uso cotidiano

El Instituto Tecnológico AIDIMME está investigando en el proyecto “Antibacteriano” una serie de biocidas de origen natural para encontrar una alternativa a los productos químicos utilizados contra la aparición de hongos y bacterias en distintas superficies de uso habitual en el ámbito público y doméstico, como por ejemplo los platos de ducha, sometidos diariamente a una intensa humedad que facilita las condiciones óptimas para el crecimiento de patógenos y hongos que causan el típico ennegrecimiento en los materiales y potenciales problemas de salud por contagio.

Esta permanente humedad es una de las principales causas del desarrollo de estos microorganismos, pero cualquier superficie está sujeta a ser plataforma de proliferación de mohos, hongos o bacterias, como pomos de puertas, barandillas, suelos de piscinas, revestimientos, lavabos, encimeras, etc., generando así un entorno de infecciones que no es posible controlar sólo con la limpieza ordinaria o los protocolos de limpieza de centros hospitalarios, residencias, guarderías, o mercados, entre otros lugares de uso público.

“Desarrollo de superficies antimicrobianas mediante la aplicación de biocidas de origen natural y medioambientalmente sostenibles” es el nombre de esta iniciativa de I+D con número IMDEEA/2018/61, cofinanciada por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) y el Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) que investiga la eficacia de distintos biocidas de origen natural, como aceites esenciales o moléculas procedentes de plantas, entre otros.

Preparación de las muestras para validación de los biocidas naturales en distintos materiales.

Los biocidas naturales evitan el uso de químicos (biocidas sintéticos) y metales pesados como el titanio, el cobre, la plata, o el zinc, que aun pudiendo aportar soluciones, pueden ser nocivos para el ser humano a largo plazo, y las consecuencias de su aplicación en forma de nanopartículas es desconocida.

El esfuerzo por lograr superficies que actúen como barrera frente a la proliferación de bacterias, hongos, u otros microorganismos, se ha convertido en una “obligación” permanente para preservar la salud y el medio natural, regulado además por la cada vez más restrictiva legislación europea en esta materia mediante el reglamento europeo sobre biocidas BPR, con una lista restrictiva que se actualiza periódicamente.

Superficies protectoras

Aunque las infecciones pueden contraerse por vía aérea o ingestión, el contacto es el camino más directo de contagio, como el conocido riesgo de infección por hongos y otros patógenos especialmente en baños públicos.

En el caso de los materiales recubiertos con acabados de Gel Coat, empleados mayoritariamente en la fabricación de platos de ducha, el soporte está formado por núcleos poliméricos sobre los que se aplica una capa de este tipo de acabado superficial.

Los ensayos realizados atestiguan que este tipo de materiales recubiertos con Gel Coat no son suficientemente resistentes al crecimiento de microorganismos, sobre todo a hongos de las especies Aspergillus niger, Penicillium funiculosun, Paecilomyces variotii Gliocadium virens, Chaetomium globosum o Aureobasidium pullulans, entre otros, que se desarrollan sin obstáculo en superficies Gel Coat si no son aditivadas con un eficaz biocida.

Hongos inoculados sobre el recubrimiento de acabado con Gel Coat.

Las pruebas preliminares con biocidas naturales en este tipo de superficies están orientando la investigación hacia una serie de formulaciones que combinen distintos principios activos para aportar la eficacia necesaria contra la proliferación de microorganismos, que pueden conllevar un rápido deterioro del material, o lo más grave, infecciones por contacto, por vía respiratoria -ya que las esporas permanecen en suspensión-, o por ingestión si se trata de niños pequeños.

En este sentido, el proyecto “Antibacteriano” va a proporcionar a las empresas de la Comunidad Valenciana los recursos necesarios para aumentar la resistencia superficial de los productos por ataque de microorganismos, utilizando sustancias naturales biodegradables, procedentes de plantas y árboles, sin impacto medioambiental y que preserven la salud de los usuarios.

 

Para más información contacta con AIDIMME.