INTERSEAT ha analizado la normativa internacional para mejorar la exportación del mueble de asiento y descanso de la Comunitat Valenciana

• La iniciativa resalta la dificultad de los productos a las exigencias de los mercados exteriores.

El Instituto Tecnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines, AIDIMME, ha desarrollado el proyecto INTERSEAT III: “Desarrollo de sistemas de calidad y seguridad mejorados, en el mobiliario de asiento y descanso, así como sus materiales, para incrementar su competitividad”, que ha finalizado su tercer y último año de investigación.

Durante el desarrollo de esta iniciativa se ha analizado la entramada legislación internacional y normativa industrial para facilitar a los fabricantes de mobiliario de asiento y descanso de la Comunitat Valenciana un conocimiento que les permita exportar sus productos con garantías.

En esta tercera anualidad la investigación se ha orientado a las normativas y requisitos requeridos en determinados mercados internacionales para las camas y colchones.

En este sentido, los colchones estudiados en este último año del proyecto, se han analizado desde el punto de vista de las emisiones, la seguridad frente al fuego y la calidad, obteniéndose resultados diferentes.

La emisión de COVs de los colchones fue en general baja, lo que representa una buena señal. No obstante, para obtener la certificación europea de la Ecoetiqueta, los colchones deberían reducir todavía más sus emisiones de formaldehído para lograr los valores exigidos por esta marca. En cambio, sí que cumplirían la certificación estadounidense CertiPUR-US®, con una concentración máxima permitida para el formaldehído superior a la Ecoetiqueta, y por tanto entrarían dentro de los rangos establecidos por esta marca privada americana.

Distintos ensayos realizados para el proyecto INTERSEAT III.

Los resultados frente al fuego no fueron buenos en general. Algunos de los colchones no cumplirían la norma europea UNE-EN 597-1 y 2, produciéndose combustiones importantes cuando la fuente de ignición es una llama de gas, principalmente. Tampoco se podrían clasificar para ser “medium hazard” según la norma británica BS 6807:2006.

No obstante, en el estudio de la norma americana 16 CFR-1632, como el cigarrillo requerido prende menos y su combustión es más lenta, es menos demandante y los colchones pasarían los requisitos sin complicaciones.

En cuanto a la calidad de los colchones, se les aplicó la norma europea UNE EN 1957_2013, y se desarrolló por primera vez en AIDIMME la norma americana ASTM F1566-14, adquiriendo y adaptando el equipamiento necesario para su ejecución. Los estudios de calidad de los colchones aplicando ambas normativas obtuvieron buenos resultados.

Los colchones se sometieron a los ciclos de ensayo más exigentes con rodillo hexagonal y cornell.

Con todo ello se concluye, que los colchones valencianos, en general, deben efectuar mejoras en la composición de los componentes del colchón con el fin de poder mejorar el comportamiento frente al fuego y las emisiones de formaldehído.

En cuanto a las camas, se les aplicaron los procedimientos de valoración siguiendo la norma europea UNE EN 1725_1998, para el mercado español y europeo, y la norma ISO internacional recién publicada ISO 19833:2018.

Los resultados obtenidos con las camas aplicando estas dos normativas fueron muy satisfactorios en todas las propiedades estudiadas. Con lo que se puede concluir que, las camas fabricadas o distribuidas por las empresas valencianas están preparadas para afrontar la nueva normativa ISO sin tener que realizar cambios ni modificaciones en sus estructuras.

Mercados Internacionales

De este modo se ha realizado una investigación detallada de los elementos de mobiliario descritos, desde un punto de vista técnico, físico, y químico que ha permitido detectar y proponer desarrollos y soluciones, que posibilitan y facilitan la incorporación de los productos de las empresas valencianas a los mercados internacionales.

Este trabajo confiere a los bienes un valor añadido para responder a las necesidades individuales de los clientes, mediante mejoras en procesos y materiales, bajo la premisa de realizar los mínimos cambios posibles, y que los resultados promuevan, al tiempo, beneficios para la salud y el medio ambiente, enmarcados en el concepto de economía circular, con la adecuada trazabilidad de los materiales.

Por tanto, la mejora en procesos y materiales, y la adaptación de los productos a los distintos mercados objetivo, impulsarán un incremento de la competitividad a través de la mejora del tejido productivo, y marcarán el desarrollo de una actividad orientada a cada mercado específico que supondría un aumento de la facturación en el exterior de este sector entre el 3 y el 5 por ciento, unos 4 millones de euros aproximadamente, sólo para mercados internacionales no contemplados hasta la fecha, según el análisis realizado.

 

Para más información contacte con AIDIMME.