AIDIMME promociona el uso de madera estructural en el primer informativo audiovisual de REDIT

El Instituto Tecnológico AIDIMME proporciona en este vídeo respuestas sobre la utilización de la madera en construcción como material de primer orden en la estructuras de los edificios, no solo patrimoniales, sino en obras modernas como los actuales rascacielos que se construyen en madera, por ejemplo el Mjøstårnet, en Noruega, de 18 plantas íntegras de madera.

En esta pieza realizada para el primer informativo audiovisual que edita la Red de Institutos Tecnológicos de la Comunidad Valenciana, RedIT, el especialista en Tecnología de la Madera del Instituto Tecnológico AIDIMME, Miguel Ángel Abián Pérez, detalla los procedimientos que se realizan para una evaluación no destructiva de la madera que permiten obtener un diagnóstico de su estado para prevenir o intervenir en caso de deterioro de las estructuras. Un trabajo que se complementa con permanentes investigaciones como es el caso del proyecto MEND-ME, que ha comenzado recientemente su tercer año de desarrollo hasta junio de 2020.

Abián destaca en sus declaraciones que existe un falso concepto sobre la madera como material débil, poco resistente al fuego a pesar de los comentarios sobre Notre Dame, y sometido a una degradación imposible de solucionar. Nada más lejos de la realidad, asegura el responsable del departamento de Tecnología y Biotecnología de la Madera de AIDIMME.

Por su parte, el presidente de la Asociación de Empresarios de Carpintería y Afines de la Comunidad Valenciana, ASEMAD-FEVAMA, Alejandro Bermejo, resalta tres factores fundamentales que hacen de la madera el material ideal para su uso en construcción, como su gran capacidad de regulación y aislamiento térmico, su amortiguación y aislamiento acústico, y el respeto con el medio ambiente como el material más sostenible, con un ahorro energético muy destacado frente a otros materiales.

Análisis del artesonado del Palacio de Balmes.

“Confraria e ofici dels fusters”

Durante la Edad Media, los artesanos de la madera fueron agentes sociales muy importantes por la utilización de esta materia prima para la construcción de las casas, embarcaciones, herramientas y la gran mayoría de recipientes y objetos de uso cotidiano.

En Valencia, el río Túria representaba una vía directa de llegada de madera desde las serranías de Cuenca, Teruel o Ademuz y, tras la conquista cristiana del antiguo Reino, se crea uno de los primeros gremios de carpinteros.

De hecho, el 17 de enero de 1.242, el Llibre del Repartiment ya asigna al maestro carpintero Guillem Francolí dos talleres delante de la Iglesia de San Martín de Valencia, parroquia donde se instalan obradores de otros artesanos de la madera y se convierte en sede gremial hasta 1.479, cuando los propios artesanos valencianos de la madera levantan el Palau de Balmes para las reuniones de la “Confraria e ofici dels fusters”, según relata el Ayuntamiento de Valencia.

Tras los años ha sido sede de la Asociación Valenciana de Empresarios de Carpintería y Afines, ASEMAD, y actualmente se destina a la celebración de actividades culturales y eventos, públicos y privados.

AIDIMME es especialista es este tipo de asesorías que ha realizado a cerca de medio millar de edificaciones y estructuras de madera en Europa.

AIDIMME participa en diversos proyectos de investigación sobre preservación de patrimonio y su integración con las nuevas tecnologías. De hecho, el Instituto ha desarrollado un dispositivo de detección y control de riesgo por pudrición de la madera y ataque de insectos xilófagos. El sistema funciona como una central de alarma que monitoriza mediante sensores inteligentes la estructura a vigilar de manera permanente.

Para más información contacte con AIDIMME.

Ricardo Saiz

Gestión y Promoción Innovación