Los centros tecnológicos se unen para paliar la crisis con la impresión 3D de respiradores

Irene MEDINA. Economía 3. 06/04/2020

Leer noticia en Economía 3

Los 11 centros tecnológicos de la Comunitat Valenciana han puesto a disposición de la Generalitat sus laboratorios y capacidades para paliar la crisis sanitaria del coronavirus.

Con diferentes líneas de trabajo, las principales investigaciones se centran en la producción homologada de diferentes materiales, como mascarillas, viseras, respiradores o geles hidroalcohólicos. Además, trabajan en el desarrollo de iniciativas para optimizar la distribución de medicamentos a enfermos crónicos y evitar su desplazamiento a los centros sanitarios.

De esta forma, Itene, Ainia, ITC, AIJU, Aimplas, Inescop, IBV, ITI, ITE y Aitex trabajan para evitar el desabastecimiento de materiales durante la emergencia sanitaria. Además, distintos institutos están colaborando con el colectivo Coronavirus Makers y con la Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit).

Además, distintos institutos están colaborando con el colectivo Coronavirus Makers y con la Federación Española de Centros Tecnológicos (Fedit).

El Centro Tecnológico de las TIC (ITI) trabaja en un proyecto con el Banco de Imágenes Médicas de la Comunitat Valenciana analizando radiografías de pulmones para, a partir de estas, hacer una estimación rápida, eficaz y automatizada de la probabilidad de padecer neumonía, lo que podría suponer una ayuda para la detección temprana del Coronavirus. Así lo detalla su directora gerente, Laura Olcina, que apunta que han cedido al sistema sanitario su sistema de optimización de rutas, para el reparto de medicamentos. “El objetivo es evitar contagios de enfermos crónicos que acuden cada día a los hospitales a por su medicación, y sirve para optimizar el tiempo de reparto del personal sanitario, para que sea el mínimo posible”, explica.

También colaboran con la Generalitat en distintas iniciativas, como con la cesión de su infraestructura Big Data o con la puesta en marcha de Col.lab&Connect, con el objetivo de facilitar la colaboración entre empresas e industrias que estén llevando a cabo alguna iniciativa para paliar las consecuencias de la crisis sanitaria.

Por su parte, el Instituto de Tecnología Cerámica (ITC) trabaja en la línea de impresión 3D. En este contexto, están imprimiendo piezas que sirvan para la fabricación de dispositivos de respiración asistida, dentro del grupo Resistencia Free, de Coronavirus Makers. Se trata de un trabajo que “está pendiente de validación por parte de sanidad y los correspondientes registros sanitarios”, apunta la doctora Mª Pilar Gómez, responsable del Laboratorio de Caracterización Físico-Estructural del ITC, quien garantiza que están preparados para reaccionar en cuanto se lo pidan, según las peticiones y necesidades del aparato sanitario.

Además, trabajan en la fabricación de viseras de protección, donde están imprimiendo una parte de la pieza, que está formada por una visera impresa mediante tecnología 3D (FDM) a la que se le acopla una pantalla de PVC o material similar para proteger ojos y cara. “Aunque no sustituye a los productos homologados existentes, puede ejercer de barrera. También consta de una goma para la sujeción a la cabeza de la persona y está destinada a personal sanitario, pero también a personal farmacéutico, transportistas o policía, personas que puedan estar expuestas a este riesgo”, puntualiza.

Por otro lado, el Instituto Tecnológico de la Energía (ITE) está desarrollado las estructuras de soporte de las viseras protectoras con impresoras 3D. Según explica Ignacio Casado, responsable de Relaciones Institucionales del centro, se trata de un diseño homologado que ya han empezado a producir. “Esperamos poder empezar a suministrar la próxima semana a los Centros de Salud, a través del Ayuntamiento de Paterna”, anuncia. En la misma línea, subraya que quieren dar respuesta a la llamada de los Centros de Salud de necesidades de material, por lo que han adquirido el material posible para suministrarlo. “Tenemos capacidad de desarrollar controles de calidad sobre los componentes electromecánicos de los equipos médicos necesarios para paliar esta crisis. Hemos ofrecido nuestros laboratorios para realizar estos controles de calidad rápidos a las diferentes iniciativas empresariales que se han puesto a trabajar en la producción de estos equipos médicos”, destaca.

Por otro lado, desde el Instituto de Biomecánica (IBV) trabajan en desarrollar “en tiempo récord” equipamiento sanitario y de protección homologado e investigan soluciones tecnológicas que ayuden en el diagnóstico y detección del coronavirus.

Erika Martino, responsable de Planificación, Control y Desarrollo Organizativo, señala que están desarrollando una mascarilla autofiltrante para fabricación por impresión 3D. “Está actualmente en proceso de homologación para verificar que cumple con los estándares de seguridad requeridos, y esperamos que, en unos días, pueda estar disponible para su uso”, matiza.

En cuanto a las investigaciones, detalla que de algunas se verá su resultado a ser a muy corto plazo; mientras que otras iniciativas “verán la luz a medio plazo y van dirigidas, por ejemplo, a la prevención de contagios y a la monitorización de pacientes”.

Asimismo, el Instituto Tecnológico de producto infantil y de ocio (AIJU) está trabajando en varias iniciativas de desarrollo rápido de producto sanitario. En concreto, colabora con los organismos sanitarios en distintos proyectos para el desarrollo de respiradores, así como en la fabricación, mediante impresión 3D, de soportes de pantallas de protección que permita hacer frente a las necesidades del país en esta situación de emergencia, puntualiza su director, Manuel Aragonés.

“Estamos colaborando al 100 % con las instituciones responsables en distintos proyectos de desarrollo de material sanitario. Todos estamos unidos en esta lucha frente al COVID-19 y en AIJU estamos orgullosos de poder contribuir a proteger a las personas más vulnerables y, por supuesto, también a aquellas que están cuidando de nosotros en estos difíciles momentos”, resalta Aragonés.

El Instituto Tecnológico del Plástico (Aimplas), por su parte, está llevando a cabo un estudio de viabilidad para poder fabricar mascarillas con filtros intercambiables a través de procesos de inyección. Para ello, ya ha realizado un diseño propio y se han establecido contactos con empresas y centros de formación profesional que puedan fabricar los moldes, según detalla el director de Tecnologías, Amador García.

Además, personal técnico de Aimplas está realizando el corte y suministro de láminas de PET transparente a partir de una bobina donada, para facilitar la fabricación de viseras de protección y distribución a hospitales. También ha puesto a disposición de los distintos hospitales valencianos su capacidad de impresión 3D de viseras de protección y está participando con su asesoramiento en Resistencia Team.

Por otra parte, el Centro Tecnológico de Calzado (Inescop) centra su trabajo en el corte automático del material empleado para la elaboración de mascarillas y en la impresión 3D de las piezas que sirven de soporte para las viseras protectoras que utiliza el personal sanitario. Asimismo, presta servicio de asesoramiento técnico a las empresas que han decidido poner sus capacidades productivas al servicio de las necesidades del sector sanitario.

“Podemos medir propiedades como la impermeabilidad al agua, que impide la dispersión de las gotas respiratorias, que es por donde se transmite el coronavirus o la permeabilidad al aire, lo cual está relacionado con la respirabilidad de las mascarillas”, apunta Elena Orgilés, subdirectora de Materiales y Tecnología del centro. También ha contribuido a la higienización de mascarillas, mediante cámaras climáticas, una vez cosidas y antes de su distribución

En la misma línea, el Instituto Tecnológico del Embalaje, Transporte y Logística (Itene), el Instituto Tecnológico del Textil (Aitex), el Instituto Técnológico Metalmecánico, Mueble, Madera, Embalaje y Afines (Aidimme) y el Instituto Tecnológico de la Industria Agroalimentaria (Ainia), también trabajan coordinadamente en distintas soluciones innovadoras que contribuyan a garantizar el suministro de material sanitario.

En definitiva, los Institutos Tecnológicos valencianos han puesto a disposición de la Generalitat Valenciana todas sus capacidades, conocimientos, e infraestructuras para hacer frente a la crisis sanitaria actual provocada por el coronavirus.

Leer noticia en Economía 3

Si desea más información contacte con AIDIMME.