¿Team building en entornos V.U.C.A.?: un caso real

El actual entorno volátil, incierto, complejo y ambiguo convierte el team building o las acciones que marcan la diferencia entre un equipo y un equipo de alto rendimiento en algo importante pero no urgente, a pesar de su gran impacto en la cuenta de resultados.

¿Cuántos de vosotros invertís en vuestros equipos (responsables y personas a quienes estos lideran) en tiempos de crisis? Uno o ninguno.

Preguntamos a veinticinco directores entre los que tal vez te encuentres tú y la gran mayoría respondió: NO. Las razones, las más variopintas: “no puedo perder tiempo ahora”, “eso sería carísimo y ahora no estamos para gastar”, “no es el momento, la gente está cansada”, etc. Diseñamos una acción que en sí misma sorteara todos estos obstáculos y retamos a los veinticinco a probarla. Y solo uno aceptó.

Dividimos al equipo de la empresa que aceptó el reto en dos grupos. Cada grupo lo componían el responsable y sus colaboradores. Seleccionamos áreas de conocimiento tecnológico alineadas con la actividad de la empresa, calibramos el nivel general de dichos conocimientos, y escogimos al personal docente que sobresalía por su expertise técnico y habilidades blandas. No se proyectó ni una sola presentación en la transferencia de conocimientos y convertimos el aprendizaje en un experiencia. Al mismo tiempo, las reacciones a todo lo que iba ocurriendo durante la jornada, desde algo tan simple como observar cómo respondían unos cuando el resto llegaba tarde, hasta las pausas cuando les preguntamos ¿en qué te gustaría que mejoraran las cosas en tu equipo? desembocaron en una lista de puntos a trabajar que íbamos comentando vía telefónica con el máximo responsable. Disfrutamos de la actividad con el primer grupo el pasado mes de julio y la empresa nos alentó a seguir con el segundo. Esta semana repetimos la misma acción con el segundo grupo. Les explicamos que elaboraríamos un plan de acción que ellos debían aprobar para poder ejecutarse, y que serían sus propios medidores de los avances como miembros del equipo, de sus responsables y del conjunto, incluso de las sinergias entre responsables. Actualmente seguimos trabajando con los dos equipos.

Con poco tiempo y coste económico y sin tener que hacer grandes despliegues de medios es posible iniciar un proceso de team building que aumente la productividad en fábrica en tiempos crisis.


Para más información contacte con AIDIMME.

Visitas: 74

Formación

AIDIMME