La gran ventaja de tener soluciones de Industria 4.0 durante la pandemia

A estas alturas, sobra ya decir que estamos viviendo un tiempo excepcional en nuestras vidas. La COVID-19 ha irrumpido violentamente en nuestro día a día y lo ha transformado a niveles que si pudiéramos viajar en el tiempo a 2019 y contar a la gente, difícilmente nos creerían. Es ahora, casi un año después, y durante una tercera ola devastadora tanto para la salud como la economía, que gracias a las vacunas parece que se empieza a ver la luz al final del túnel.

Sobra decir que el impacto en las empresas ha sido durísimo. Sin embargo, dentro de nuestro sector, la industria, hemos visto como aquellas empresas que habían adoptado tecnologías de industria 4.0, han tenido un camino mucho más fácil que las anteriores. Pero ¿A qué se deben estas diferencias? ¿Cómo ha afectado tener estas soluciones a las empresas y a las personas? Vamos a repasar algunas de las que han sido claves para muchos participantes del sector:

Manufacturing Execution System (MES)

Uno de los grandes destacados ha sido los sistemas de control de ejecución de la fabricación, conocidos como MES. Gracias a ellos podemos tener estadísticas en tiempo real del funcionamiento de la fábrica y tomar las decisiones pertinentes para mejorar la producción.

Durante la pandemia, el teletrabajo está siendo habitual, y para los directivos y gerentes, tener un sistema MES ha sido clave. Gracias a esto, sin tener que ir a la fábrica se ha podido controlar hasta el más mínimo detalle de la planta. ¿Qué líneas están funcionando mejor? ¿Cuál es el OEE? ¿Por qué tenemos retrasos? Y un sinfín de preguntas que se pueden contestar a golpe de clic desde la tranquilidad y seguridad de nuestra casa.

Otro efecto inesperado de la pandemia han sido los picos de demanda. Por ejemplo, el sector del mueble sufrió un incremento sin precedentes de la cantidad de pedidos durante los meses de verano. Gracias a los sistemas MES, era posible conocer con precisión las estadísticas de cada una de las líneas, la carga de trabajo que éstas podían soportar y cómo gestionar los pedidos para maximizar la facturación.

Ilustración 1 – Teletrabajo gracias al MES
Foto de Antonio Borriello en Pexels

Robotización

Ilustración 2 – Robot colaborativo
Foto de ThisIsEngineering en Pexels

Los robots han venido para quedarse, ya nadie tiene dudas de esto. El abaratamiento de estos, que hemos visto en los últimos años, unido a la facilidad de programación y la versatilidad del uso ha favorecido que no sea una tecnología exclusiva para los grandes productores, sino que la hemos visto cada vez más en las pequeñas y medianas empresas.

Un beneficio de los robots, con el que nadie contaba, es que no contraen enfermedades y, por tanto, no las contagian. Uniendo estas características a su precisión y eficiencia, se han convertido en unos aliados inesperados en estos tiempos tan difíciles. Tener robots en las fábricas implica que es menos necesario que los operarios circulen por la planta e interaccionen menos entre sí.

Esto ha favorecido enormemente que no se produjeran contagios y esto, a día de hoy, es casi sinónimo de que no disminuye la facturación. Las empresas que tienen tareas robotizadas han reportado menos contagios, menos parones por cuarentenas y reducciones de producción que aquellas que basaban todas sus tareas en trabajo manual.

Inteligencia artificial

La toma de decisiones automatizada es cada día una realidad más certera para muchas empresas. Gracias al aumento de poder de computación, la bajada generalizada de precios en la microelectrónica, y servicios de informática cloud, la aplicación de algoritmos de inteligencia artificial a las líneas de producción es mucho más frecuente.

Los beneficios de la inteligencia artificial durante la pandemia han sido casi incontables. Uno por cada una de las formas que tenemos de aplicar estas tecnologías a las fábricas. La gestión de almacenes controlada por IA evita el contagio entre trabajadores, a la vez que abarata los costes de la gestión. Los sistemas de mantenimiento predictivo reducen la cantidad de acciones de mantenimiento que se deben ejecutar, por ello, los trabajadores tienen que coincidir menos, a la vez que se detiene en menor medida la fabricación, y por tanto se produce más. La gestión inteligente de decisiones permite menos desperfectos, retrabajos y tiempo de contacto.

Ilustración 3 – Inteligencia artificial
Image by Gerd Altmann from Pixabay

Conclusión

Aquí hemos expuesto 3 tecnologías que han supuesto una ventaja astronómica para las empresas y la salud durante los tiempos del COVID 19. A todo esto habría que sumar otras tecnologías como IoT, cloud Computing, fabricación aditiva, etc. Si en tu empresa se implementaron estas tecnologías antes de la pandemia y la empresa se ha visto beneficiada en los diferentes aspectos por ellas, seguramente ahora se aprecie la ventaja enorme que esto supone.

Si por el contrario, en tu empresa todavía no se ha comenzado a aplicar ninguna de estas tecnologías, es importante que sepas que no es tarde, los beneficios de la industria 4.0 van mucho más allá de la pandemia y tienen un retorno de la inversión enorme.

Si te interesa un estudio de cómo aplicar estas tecnologías, un plan de acción y conocer los beneficios que obtendrías, en AIDIMME somos expertos en este tipo de asesoría y te realizaremos un estudio detallado.


Para más información contacte con AIDIMME.

Visitas: 108

Gabriel David Modia Pozuelo

TECNOLOGÍAS Y PROCESOS • TIC & Desarrollo Industrial