El sector de equipamiento de baño y cocina podría cerrar el ejercicio 2020 con una caída de casi el 5% en las ventas

Radiografía del sector de equipamiento de baño y cocina: evolución y retos. Difundido bajo autorización de CIC Arquitectura y Sostenibilidad.

La crisis sanitaria originada por el Covid-19 viene marcando la realidad social y económica del planeta en los últimos meses, y el sector de equipamiento de baño y cocina no es una excepción. El confinamiento severo durante el segundo trimestre de 2020 marcó el peor momento del sector, hasta la fecha, y aunque las expectativas para el cierre del ejercicio arrojan una cifra bastante alejada de la caída del PIB, las previsiones no apuntan hacia la estabilización mientras sigamos en situación de pandemia, como señala Rafael Porcar, analista de Mercado en Aidimme Instituto Tecnológico.

Evolución de las ventas por segmentos. Ejercicio 2020.

Este sector, que venía de cerrar un ejercicio 2019 con un crecimiento del 4,6% interanual, comenzó 2020 con una caída de ventas del -4% en promedio durante el primer trimestre de 2020 respecto al mismo trimestre del año anterior. De los sectores que componen el Observatorio de Mercado del Equipamiento de Baño y Cocina (Arvet, Cofearfe), el segmento de muebles de cocina fue el único que consiguió mantener un crecimiento del 1,1% en el primer trimestre. Por su parte, el mueble de baño cayó un -5,4% y tanto el resto de equipamientos de baño y cocina como los complementos siguieron una tendencia similar: caídas significativas durante el primer trimestre (-8,5% y -5,8%, respectivamente).

Segundo trimestre, el peor momento

El confinamiento severo durante el segundo trimestre marcó el peor momento del sector, hasta la fecha, como decíamos al principio. De esta manera, las ventas de las empresas de equipamientos de baño y cocina cayeron un -24,3% en promedio durante el segundo trimestre de 2020, respecto al mismo trimestre del año anterior, influidas por la situación de crisis sanitaria y el estado de alarma.

El mueble de baño cayó un -23% interanual en el segundo trimestre. El segmento de muebles de cocina redujo su crecimiento en un -12,8%; y tanto el resto de equipamientos de baño y cocina como los complementos siguieron una tendencia similarcaídas significativas durante el segundo trimestre (-28,1% y -38,3%, respectivamente).

Este segundo trimestre del año dejó ver sus consecuencias en la industria: el 85% de las empresas aplicaron en sus empresas Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTEs) y otras medidas relacionadas con el personal. Además, se detectaron consecuencias en los siguientes ámbitos:

• En cuanto al aprovisionamiento, el 81% de los fabricantes experimentó algún tipo de interrupción en el suministro por falta de disponibilidad por parte de sus proveedores; y de éstos, el 26% afirma haber registrado una interrupción elevada o total.

• En cuanto a la logística y entrega de productos, el 88% de los fabricantes realizó cambios en la logística y la entrega de los productos, y en el 19% de los casos los cambios fueron totales.

• Respecto a las transacciones con los clientes, se vieron afectadas de alguna manera, en cuanto a la variación en los impagos, el 64% de las empresas; y el 78% sufrió la anulación o aplazamiento de pedidos.

• Las empresas, en general, mantuvieron su actividad en todo momento tomando medidas, tanto coyunturales como estructurales, para hacer frente a los cambios en el mercado derivados de la situación. Entre dichas acciones podemos destacar:

• Un 9% de los fabricantes modificaron su producción para realizar material sociosanitario yun 13% rediseñaron sus productos.

• Un 40,9% de los fabricantes llevaron a cabo o tenían previsto redactar planes de contingencia para no interrumpir la producción; un 23% de los mismos adoptaron medidas promocionales excepcionales.

A nivel estructural, el 18,1% de los fabricantes ha impulsado plataformas digitales B2B y un27,3% ha realizado cambios en la logística (de expedición o entrega de los productos). Asimismo, la mitad de los proveedores así como de los fabricantes ha realizado o tiene previsto realizar acciones comerciales virtuales y un 27,3% de los fabricantes ha desarrollado o tiene previsto vender on line al consumidor final.

Comercio exterior, también afectado

El comercio exterior también se vio afectado durante la primera parte del año. Así, las exportaciones durante este período se redujeron en un 14,6%, hasta alcanzar los 132 millones de euros. Por su parte, las importaciones alcanzaron los 116 millones de euros, un 27% menos que en el primer semestre de 2019.

Con el retorno de la actividad en el tercer trimestre, las empresas de equipamiento de baño y cocina han aumentado sus ventas un 7,4% en promedio, respecto al mismo trimestre del año anterior. La expectativa de crecimiento de ventas para el cuarto trimestre de 2020 continúa siendo positiva, estimando una subida de ventas del 1,8% interanual.

Destaca el gran dinamismo del segmento de muebles de baño, con un aumento de ventas del 24,8% durante el trimestre. La previsión de crecimiento también será positiva, aunque más moderada. El segmento de muebles de cocina indicó un mínimo crecimiento (0,2%), así como apunta a una estabilidad del cuarto trimestre del ejercicio 2020.

El segmento de complementos de baños y cocina ofrece una tendencia similar:crecimiento de un 4,5% respecto el mismo trimestre del ejercicio anterior; y una dinámica similar para el cuarto trimestre del año.

Si esta expectativa se cumple, el analista de Mercado en Aidimme Instituto Tecnológico apunta que las empresas del sector de equipamiento de baño y cocina cerrarían el ejercicio 2020 con una caída del 4,8% de las ventas; bastante alejada de la caída del PIB estimada en dos dígitos. El mueble de baño continuaría siendo el segmento más favorecido.

“Ahora bien, la incertidumbre y las fluctuaciones en la crisis sanitaria nos hacen vaticinar que la situación no se estabilizará hasta que la pandemia haya remitido”, concluye Rafael Porcar.

Artículo completo CIC566


Para más información contacte con AIDIMME.

Visitas: 145