Economía circular y valorización de residuos electrónicos (RAEE’S)

La economía circular emerge como una respuesta al creciente problema de la sociedad, basada en un consumo exponencial de recursos limitados y la consecuente generación desmedida de residuos.

En la actualidad, la forma lineal predominante de producción y consumo, caracterizada por extraer, usar y desechar, ha conducido a la acumulación de residuos y al agotamiento de los recursos naturales provocando impactos negativos en el medio ambiente.

Este nuevo modelo de desarrollo propone un enfoque innovador y sostenible que se centra en la reutilización, reciclaje y recuperación de materiales, fomentando la eficiencia en el uso de recursos y la reducción de residuos.


Los residuos electrónicos (RAEE’S) y la necesidad de su correcta gestión

En una sociedad donde los dispositivos electrónicos son cada vez más numerosos y donde la vida útil de los mismos es cada vez menor, nos encontramos ante un problema de generación de residuos de difícil tratamiento que es urgente abordar.

Por otro lado, existe una escasez de de materiales asociados a la creación de estos dispositivos y por eso la recuperación y reutilización de los mismos, también es un objetivo clave de este sector.

Según datos de la Agencia Europea de Medio Ambiente (AEMA), en 2019 se generaron alrededor de 12,3 millones de toneladas Residuos de Aparatos Eléctricos y Electrónicos (RAEE’S) en la Unión Europea.

Se trata de productos muy complejos que, normalmente contienen numerosos  componentes como piezas metálicas y plásticas variadas, carcasas de plástico, madera o metal, tarjetas de circuitos impresos, tubos de rayos catódicos, pantallas de cristal líquido, cables, pilas, baterías, componentes eléctricos y electrónicos, diversos fluidos, contrapesos de hormigón, cartuchos de impresión, motores eléctricos, etc.

Estos residuos, contienen un rango amplio de sustancias en cantidades muy variables dependiendo de cada tipo, que se pueden clasificar en metales, no metales y materiales orgánicos. Los circuitos electrónicos son el componente principal de los RAEE, conteniendo metales peligrosos para el medio ambiente (Pb, Cr, Cd…) y otros materiales de alto valor económico (Cu, Au, Ag, Pd…).

Un teléfono móvil puede contar con la presencia de más de 40 elementos de la tabla periódica, algunos de ellos considerados materias primas críticas para la Unión Europea. Entre ellos, metales como el cobre, níquel, cobalto y metales preciosos como la plata, oro y paladio.


AIDIMME desarrolla una metodología de bajo impacto medioambiental como sistema de recuperación de los metales contenidos en los residuos electrónicos (RAEE’S).

El Instituto Tecnológico AIDIMME a través del proyecto LIXMIX «Economía circular aplicada a la valorización sostenible de residuos electrónicos y metalizados», avalado por el Instituto Valenciano de Competitividad Empresarial (IVACE) y coordinado por Laura Grima, Técnico de Tecnologías y Análisis Químico, ha desarrollado una metodología hidrometalúrgica de bajo impacto ambiental, basada en la economía circular, para la recuperación de metales contenidos en residuos electrónicos y plásticos metalizados.

Esto incluye el uso de ácidos residuales, que provienen de la industria de la Comunidad Valenciana, como materia prima, el empleo de microorganismos y tecnologías electroquímicas.

El desarrollo aprovecha el bajo consumo energético de los procesos biohidrometalúrgicos y electrolíticos, solventando el principal inconveniente de las técnicas usadas hasta ahora para este fin, las cuales conllevan el uso de altas temperaturas, y reactivos químicos concentrados, peligrosos para el medio ambiente.

El proceso puede conseguir la completa valorización de plásticos metalizados así como la recuperación los de metales base y preciosos contenidos en los circuitos electrónicos.



Para más información contacte con AIDIMME.

Visitas: 144

Redacción

AIDIMME